miércoles, noviembre 09, 2005

 

Virología Organizacional

Uno de los más complejos desafíos en la actualidad para la ciencia en general, y la medicina en particular, es sin lugar a dudas el estudio de la mutación continua de virus y bacterias como el VIH, o la neumonía atípica.

En este contexto, investigaciones recientes suministran día a día información relevante acerca de cómo estos virus burlan de tal manera al sistema inmunológico, que hacen que éste parezca voluble y poco eficaz a la hora de neutralizar, eliminar o acceder a la información requerida para controlar los síndromes, patologías o enfermedades derivadas de estos males. Titánica tarea si consideramos que estos microsistemas pueden captar la información de su ambiente y adecuar sus estructuras, flexibilizándose para asegurar su preservación en el tiempo.

No es la primera ni la última vez que el ser humano puede -y debe- aprender de la naturaleza, imitando o emulando sus procesos para su desarrollo. Dejemos por un segundo los desafíos de la medicina (augurando por cierto los mejores deseos) y centrémonos en cómo podemos metaforizar, para luego replicar estos desafíos e investigaciones al ámbito de la gestión organizacional.

Tal como los virus sortean los estímulos de su entorno, las organizaciones (como sistemas), deben flexibilizar sus estructuras y procesos, adecuándose y respondiendo a los requerimientos, oportunidades o amenazas de su ambiente de manera efectiva y, por sobre todo, sin tantos heridos o muertos en este camino.

No cabe duda que nuestras empresas, a la hora de enfrentarse a los innumerables conflictos diarios, prefieren u optan a cambios drásticos en su personal o procesos de gestión, como despidos masivos, rebajas salariales, detrimento de los bonos de producción u otras estrategias similares, antes de ni siquiera plantearse por un minuto repensar o reevaluar su organización.

La flexibilidad organizacional, entendida como el continuo proceso del repensar, reevaluar y reorganizar la empresa, pero sin perder su esencia (que no es otra cosa que el know how, el aprendizaje organizacional y la gestión del conocimiento), se presenta como una alternativa más que válida y que termina con aquella añeja escisión entre organización y empleados.

¿Cómo?... bajo el modelo de la planificación estratégica y la distribución correcta y pensada de los recursos disponibles, extrayendo lo mejor de nuestros empleados -desde un punto de vista antiguo- o, en términos más modernos, optimizando la relación de la empresa y nuestros socios estratégicos, por medio de la capacitación continua, motivación estratégica, potenciando sus competencias, y alineando valores comunes. Todo ello para cumplir los objetivos de la organización, pero también de sus empleados, promoviendo a mi juicio, la enseñanza de los virus que es el aunar esfuerzos, ya que todos pertenecemos a este nuevo paradigma: “la virología organizacional”.

Comments: Publicar un comentario



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?