domingo, diciembre 11, 2005

 

La fábula del chancho

Un día en el campo, más específicamente en el granero, un chancho escuchó hablar al campesino con el veterinario:

– Así que si mi caballo favorito no se recupera en tres días, ¿lo tendré que sacrificar?
– Efectivamente –contestó el veterinario-, de lo contrario puede contagiar al resto de sus caballos, y la cosa se pone peor.

El chancho corrió rápidamente donde su compañero caballo y le dijo:

- Vamos caballito, por lo que más quieras, ¡levántate y corre!

El caballo, desganadamente le contestó:

- No puedo, no tengo fuerzas.

Al segundo día, el chancho intentó nuevamente motivar a su amigo diciendo:

- Vamos caballito, tu puedes. Eres fuerte y poderoso, por favor, ¡levántate y corre!

El caballo, sin fuerzas le contestó:

- Lo siento amigo, pero no tengo fuerzas.

Al tercer día, el chancho estaba parado justo fuera de las caballerizas, cuando ve que se acercan el campesino y el veterinario diciendo:

- Bueno, hoy es el día, si mi caballo más querido sigue igual, muy a mi pesar tendré que sacrificarlo.

El chancho, corrió desesperadamente y tan rápido como pudo, llegó donde su amigo el caballo y le dijo:

- Vamos amigo, tu puedes. Sólo trata de intentarlo y yo te ayudaré. ¡Sé que puedes! Vamos, ¡por favor inténtalo! ¡Tú puedes!

El caballo, lentamente, respiró profundo y comenzó a levantarse. El chancho, al ver que su compañero recuperaba sus fuerzas, lo alentaba diciendo:

- ¡Vamos amigo, yo sé que puedes! ¡Lo estás logrando! ¡Sólo un poco más!

El caballo, escuchando a su amigo, retomaba más fuerzas y, poco a poco, comenzó a pararse y luego a correr. Mientras tanto, el chancho saltaba y se retorcía de alegría:

- Eso amigo, ¡lo lograste! ¡Muy bien!

El campesino y el veterinario justo llegaban a la caballeriza, cuando vieron al caballo más querido sano y corriendo. Entonces el campesino dijo:

- ¡Muy bien! ¡Mi caballo más querido se sanó! ¡Esto hay que celebrarlo! Haremos una gran comida, y para eso, ¡mataremos al chancho!!!

Moraleja:

En las empresas, como en la vida, no siempre el que hace el mayor esfuerzo para que las cosas resulten recibe la mejor parte. Ahora bien, no todos los finales son como esta fábula. Si estás pasando por algo similar, ten fe, pues con motivación, esfuerzo y mucho trabajo, los sueños que parecían imposibles se pueden cumplir. Sólo basta transformar las aparentes debilidades, en reales fortalezas. Pero si en un lugar no te valoran como mereces… en otro lo harán, fija tus estrategias y adelante! ¡Éxito!

Comments:
Que buena moraleja, solo queda encontrar lo ideal , un trabajo donde te valoren. Y si no, aperrar donde nos toco estar.
¡Ánimo en este fin de año!!

JM
 
Excelente... me trajo muchos recuerdos... esto pasa más seguido de lo que uno quisiera.

Carlos Le Mare
 
Divertida fábula, el mundo es un pañuelo, pero el ciberespacio es mas chico aún, no se si te acuerdas de mi soy Alvaro Jeria, un antiguo ex de la Dani Dalmazzo.
He leido con interes tu blog, en lo que se refiere a accesabilidad en la Web y me acordé de un curso que tuve con un profesor en un Magister en tecnologías que estoy actualmente estudiando, el hablaba mucho del tema de que la internet debería ser accesible a todos y debiamos tomar eso en cuenta cuando diseñaramos sistemas. Le voy a comentar sobre tu blog, el actualmente está haciendo proyectos relacionados con accesabilidad, veamos que puede pasar!.
 
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
 
Publicar un comentario



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?